¿Necesita ayuda?

¿Tiene problemas con su manera de beber?
Estamos aquí para ayudarle.

Si le parece que la bebida le está causando algún inconveniente, o si su forma de beber ha llegado al punto donde le preocupa, es posible que le interese saber algo acerca de Alcohólicos Anónimos y de su programa de recuperación del alcoholismo. Después de leer este breve resumen, es posible que usted  decida que A.A. no tiene nada que ofrecerle.
Si este fuera el caso, le sugerimos únicamente que mantenga una mentalidad abierta sobre el tema. Considere cuidadosamente su forma de beber a la luz de lo que pueda aprender en este sitio web.
Decida, por sí mismo, si el alcohol se ha convertido en un problema para usted. Y recuerde que siempre será bienvenido a unirse a los miles de hombres y mujeres que en A.A. han dejado atrás sus problemas con la bebida y ahora llevan una vida "normal" de sobriedad constructiva, día a día.
Si ya ha decidido que quiere ayuda, por favor consulte la sección Cómo obtener ayuda. No hay cuotas ni honorarios para pertenecer a A.A.

Sobre el Alcoholismo

Lo que hemos aprendido acerca del alcoholismo.
Lo primero que hemos aprendido acerca del alcoholismo es que se cuenta entre los problemas más antiguos de la historia de la humanidad. Hace muy poco tiempo que hemos empezado a beneficiarnos de  nuevas maneras de abordar este problema. Hoy día, por ejemplo, los médicos saben mucho más acerca del alcoholismo que sus predecesores de hace solamente dos generaciones. Están comenzando a definir el problema y a estudiarlo en detalle.
Aunque no existe ninguna “definición de A.A.” oficial del alcoholismo, la mayoría de nosotros comparte la opinión de que se puede definir como una compulsión física aparejada a una obsesión mental.Queremos decir que teníamos un pronunciado deseo físico de consumir alcohol en cantidades que sobrepasaban nuestra capacidad para controlarlo, y con desprecio de todos los dictados del sentido común. No solamente teníamos una insaciable sed de alcohol, sino también nos rendíamos ante esta sed en los momentos más inoportunos. No sabíamos cuándo (ni cómo) dejar de beber. A menudo, no parecía que tuviéramos el suficiente sentido común como para saber cuándo no empezar.
Como alcohólicos, la dura experiencia nos ha enseñado que la fuerza de voluntad, por sí sola, y por robusta que fuese en otras ocasiones, no nos bastaba para mantenernos sobrios. Intentábamos seguir abstemios por plazos determinados. Hacíamos promesas solemnes de dejar de beber. Cambiábamos de marcas y de bebidas. Tratábamos de beber únicamente durante ciertas horas específicas. Pero ninguno de nuestros esfuerzos surtió efecto. Tarde o temprano, acabábamos siempre emborrachándonos no solamente cuando queríamos mantenernos sobrios, sino también cuando teníamos los más contundentes motivos para estarlo.
 Hemos pasado por períodos de negra desesperación, estando convencidos  de que padecíamos de algún trastorno mental. Llegamos a odiarnos a nosotros mismos por desperdiciar nuestros talentos y por la pena que les estábamos causando a nuestras familias y a otras personas.  A menudo nos entregábamos a la lástima de nosotros mismos y decíamos que nada nunca nos podría ayudar.
Ahora, al recordarlo, podemos sonreír, pero en aquel entonces eran para nosotros experiencias  sombrías y desagradables.
Hoy estamos dispuestos a aceptar la idea de que, en lo que a nosotros concierne, el alcoholismo es una enfermedad, una enfermedad progresiva que nunca puede "curarse" pero, al igual que algunas otras enfermedades, puede ser detenida. Estamos de acuerdo en que padecer de una enfermedad no tiene nada de vergonzoso, con tal que nos enfrentemos al problema honestamente y tratemos de hacer algo para solucionarlo. Estamos perfectamente dispuestos a admitir que somos alérgicos al alcohol y que es simplemente de sentido común el alejarnos de lo que produce nuestra alergia.
Ahora comprendemos, que una persona, una vez que haya cruzado la frontera invisible entre beber mucho y beber con una obsesión alcohólica, siempre seguirá siendo alcohólica. Que sepamos nosotros, no puede recobrar nunca la capacidad para ser bebedor social o “normal”. Tenemos que vivir reconociendo el sencillo hecho de que “una vez alcohólico, alcohólico para siempre”. 

Hemos aprendido también que hay pocas alternativas para los alcohólicos. Si siguen bebiendo, su problema continuará empeorando progresivamente; parece cierto que están destinados a los barrios bajos, los hospitales, las cárceles u otras instituciones, o a una muerte prematura. La única alternativa es dejar de beber completamente, abstenerse de tomar siquiera la más mínima cantidad de alcohol en cualquier forma. Si están dispuestos a seguir este curso, y a aprovechar la ayuda que les está disponible, una nueva vida puede abrirse para los alcohólicos.


12 preguntas para ayudarle a decidir

Para ayudarle a decidir si es posible que tenga un problema con su manera de beber, le presentamos estas 12 preguntas:


1. ¿Ha tratado alguna vez de dejar de beber durante una semana o más, sin haber podido cumplir el plazo?

SI 

NO 

2. ¿Le fastidian los consejos de otras personas en cuanto a su forma de beber, le gustaría que dejasen de entrometerse en sus asuntos?

SI 

NO 

3. ¿Ha cambiado de una clase de bebida a otra con objeto de evitar emborracharse? 

SI 

NO 

4 ¿Se ha tenido que tomar algún trago al levantarse por la mañana?

SI 

NO 

5. ¿Tiene envidia de las personas que pueden beber sin meterse en problemas? 

SI 

NO 

6. ¿Ha tenido algún problema relacionado con la bebida?

SI 

NO 

7. ¿Ha causado su forma de beber dificultades en casa?

SI 

NO 

8. ¿Trata usted de conseguir tragos "extras" en las fiestas, por temor de no tener suficiente? 

SI 

NO 

9. ¿Persiste usted en decir que puede dejar de beber en el momento que quiera, 
a pesar de que sigue emborrachándose cuando no quiere?

SI 

NO 

10. ¿Ha faltado a su trabajo o a la escuela a causa de la bebida? 

SI 

NO 

11. ¿Ha tenido "lagunas mentales"?

SI 

NO 

12. ¿Ha pensado que llevaría una vida mejor si no bebiera?

SI 

NO 

Las respuestas no son asunto de nadie, solo le interesan a usted. Si responde sí a cuatro o más de estas preguntas, es probable que tenga un problema con su manera de beber. Pero repetimos que solamente usted puede decidir si le parece que A.A. le puede ser útil. Considérelo con mente abierta. 

Cómo obtener ayuda

Tal vez todavía no está seguro de que es alcohólico, o de si realmente quiere ayuda con su manera de beber.
No hay honorarios ni cuotas para ser miembros A.A., y no mantenemos ningún registro de quién viene o quién se va. Le invitamos a venir a una reunión, nadie le molestará si usted decide que no desea lo que le estamos ofreciendo, así que no tiene nada que perder y, posiblemente, mucho que ganar.
Puede contactarnos a través de nuestra línea telefónica de ayuda,  0501-SOBRIOS (0501-7627467)  donde un equipo de voluntarios que han experimentado los problemas que el abuso del alcohol puede causar, está dispuesto a ayudarle.
 Si prefiere el correo electrónico como medio de contacto, no dude en enviarnos su mensaje a osg@aanonimos.org.ve. Todas las consultas se mantendrán en estricta confidencialidad y anonimato.
También puede asistir directamente a una de nuestras Reuniones haga clic en este enlace para encontrar una cerca de usted. Le sugerimos que cuando asista participe que es su primera reunión, de esa manera van a proporcionarle información que la mayoría de las personas que entran en contacto con A.A. encuentran de gran utilidad. 

Acerca de las Reuniones de A.A.

Los dos tipos más comunes de reuniones de A.A. son:
REUNIONES ABIERTAS
Como el término lo indica, las reuniones de este tipo están abiertas a los alcohólicos y sus familias y a todos aquellos interesados ​​en solucionar su problema con bebida o ayudar a otra persona a resolverlo.
La mayoría de las reuniones abiertas siguen un patrón más o menos establecido. Un “coordinador” que abre y cierra la reunión, e introduce uno, dos o tres oradores que relatan sus historias como bebedores y puedan dar su interpretación del programa de recuperación e indicar lo que para él significa la sobriedad.
Todos los miembros son libres de interpretar el programa de recuperación en sus propios términos, pero ninguno puede hablar por el grupo o por A.A. como un todo.
REUNIONES CERRADAS
Estas reuniones se limitan a los miembros alcohólicos. Proporcionan una oportunidad para compartir  sus experiencias sobre aspectos especiales de su problema alcohólico, que pueden ser mejor comprendidos sólo por otros alcohólicos. También permiten la discusión detallada de los diversos elementos del programa de recuperación.

Encuentre una reunión de A.A. cerca de usted  

Aquí encontrará información sobre nuestras reuniones y contactos de A.A. haciendo click aquí

 
Preguntas frecuentes
¿Soy alcohólico?

Si en repetidas ocasiones bebe más de lo que planea o quiere beber, o si se mete en problemas o si pierde parcialmente la memoria cuando bebe, puede que sea alcohólico. Sólo usted puede decidirlo. Ningún miembro de A.A. le dirá si lo es o no.

Estas 12 preguntas pueden ayudarle a decidir 

¿Qué puedo hacer si me preocupa mi manera de beber?

Busque ayuda. Usted puede encontrar una reunión cerca de usted, sin embargo, si desea ponerse en contacto con alguien primero, envíenos un email a osg@aanonimos.org.ve. También tenemos una línea telefónica de ayuda,  0501-SOBRIOS (0501-7627467).

¿Qué es Alcohólicos Anónimos?

Somos una Comunidad de hombres y mujeres que hemos perdido la capacidad para  controlar la bebida y, como consecuencia, nos hemos encontrado en dificultades de diversos tipos. Tratamos  - la mayoría de nosotros con éxito – de crearnos  una forma satisfactoria de vivir sin alcohol. Nos damos cuenta de que, para lograr hacer esto  necesitamos la ayuda y apoyo de otros alcohólicos en A.A.

¿Asistir a una reunión de A.A. me compromete en algo?

No. A.A. no lleva archivos de sus miembros, ni constancia de quienes asisten a las reuniones .No tiene que revelar nada acerca de sí mismo. Nadie le molestará si usted no quiere seguir asistiendo.

¿Qué sucede si encuentro en A.A. gente que conozco?

Tendrán el mismo motivo para estar allí que usted tiene. No revelarán su identidad a gente ajena a la Comunidad. En A.A. puede guardar su anonimato tanto como usted desee. Esta es una de las razones por las que nos llamamos a nosotros mismos Alcohólicos Anónimos.

¿Qué ocurre en una reunión de A.A.?

Una reunión de A.A. reunión puede tomar diferentes formas; no obstante, en cualquier reunión, verá a alcohólicos hablar acerca de los efectos que la bebida tuvo en sus vidas y en sus personalidades, de las medidas que tomaron para ayudarse a sí mismos, y de las formas en que hoy llevan sus propias vidas.

¿Cómo puede esto ayudarme en mi problema con la bebida?

Nosotros en A.A. sabemos lo que es ser adicto al alcohol, y no poder cumplir con las promesas de dejar de beber que hacemos a otros o a nosotros mismos. No somos terapeutas profesionales. Lo único que nos capacita para ayudar a otros a recuperarse del alcoholismo es el hecho de que nosotros mismos hemos dejado de beber, así, los bebedores problema que se dirigen a nosotros saben que la recuperación es posible porque encuentran a gente que la ha logrado.

¿Por qué siguen asistiendo los AA a las reuniones después de estar curados?

Nosotros en A.A. creemos que no existe una curación para el alcoholismo. Nunca podemos volver a beber normalmente, y nuestra capacidad para mantenernos alejados del alcohol depende del mantenimiento de nuestra salud física, mental y espiritual. Podemos lograr esto asistiendo regularmente a las reuniones, y poniendo en práctica lo que aprendemos en ellas. Además, descubrimos que, si ayudamos a otros alcohólicos, nos ayudamos a nosotros mismos a mantenernos sobrios.

¿Cómo puedo hacerme miembro de A.A.?

Será miembro de A.A. si usted lo dice y cuando usted lo diga. El único requisito para ser miembro de A.A. es el deseo de dejar la bebida. Y muchos de nosotros, cuando nos acercamos por primera vez a A.A., no estábamos  muy entusiasmados al respecto.

¿Cuánto cuesta ser miembro de A.A.?

No hay honorarios ni cuotas para ser miembro de A.A. Generalmente, el grupo A.A. hace una colecta durante la reunión para cubrir gastos, como por ejemplo, el alquiler del local, el café, etc. Todos los miembros son libres de contribuir con lo que deseen o puedan.

¿Es A.A. una organización religiosa?

No. Ni está afiliada a ninguna organización religiosa.

Sin embargo, se habla mucho de Dios ¿verdad?

La mayoría de los miembros de A.A. cree haber encontrado la solución a nuestro problema con la bebida, no por nuestra propia fuerza de voluntad, sino mediante un poder superior a nosotros mismos. Muchos lo llaman Dios; otros consideran al grupo su poder superior  y otros no creen en este poder. En A.A., se puede acomodar gente de las más diversas tendencias, tanto creyentes como no creyentes.

¿Puedo llevar a mi familia a una reunión de A.A.?

Los parientes y amistades son bienvenidos en las reuniones abiertas de A.A. Solicite información al respecto a su contacto local.

¿Qué consejos dan a los nuevos miembros?

Según nuestra experiencia, los individuos que se recuperan en A.A. son los que:

  1. Se alejan de la primera copa;
  2. Asisten regularmente a las reuniones de A.A.;
  3. Se unen a la gente de A.A. que se ha logrado  mantenerse sobria durante algún tiempo;
  4. Tratan de poner en práctica el programa de recuperación de A.A.
¿Cómo puedo ponerme en contacto con A.A.?

Puede contactar con nosotros a través de nuestra línea telefónica de ayuda 0501-SOBRIOS (0501-7627467) o por correo electrónico osg@aanonimos.org.ve, donde de manera confidencial responderemos sus preguntas sobre las reuniones y/o información acerca de A.A.




Para mayor información puedes comunicarse a través de los números teléfonicos: (0212) 541.88.94 / 543.22.86

Correo electronico: osg.aadevenezuela@gmail.com



AA DE VENEZUELA, Todos los Derechos Reservados 2016.                                                                                      Desarrollado por Tono Creativo